“Todos nuestros problemas se deben al comercio de esclavos y a la colonización. Todos”

IMG_8650

Hassoum Ceesay, en el Museo Nacional de Gambia, después de la entrevista.

 

Llegar puntual a una cita en Gambia no debe de ser fácil. Para llegar al Museo Nacional de Gambia tuve que caminar, subirme a un vehículo que esperó un par de horas a que se llenase y tomar un ferry para llegar a Banjul, la capital del país. Aun así, solo llegué una hora tarde, aunque Hassoum Ceesay llegó aún más tarde.

“Salgo de una reunión”, dice, y entramos en un edificio destartalado. Hassoum es historiador del museo y vicepresidente de la Writers Association of The Gambia. Sólido analista histórico, se formó en Gambia, Canadá y Kenia; alguien con una perspectiva que ayuda a entender la situación de Gambia, uno de los países más castigados por el tráfico de esclavos durante tres siglos.

  • ¿Cuál es la huella de la historia de la esclavitud en Gambia?

Gambia sufrió muchísimo por el comercio trasatlántico de esclavos. James Island y la Isla de Gorée (Senegal) fueron los puntos más importantes de salida de esclavos de toda África. Nuestra estimación es que es que más 700.000 personas embarcaron desde James Island desde 1.500 hasta 1830.

  • ¿Y qué consecuencias ha tenido para el país?

Las consecuencias son políticas, económicas y sociales. Las sociales: el comercio de esclavos movió a miles de personas del país hacia el Nuevo Mundo. Cientos de personas fueron capturadas y vendidas. Perdimos población. También la aparición de violencia, incluso mucha de la violencia actual de África y la proliferación de armas, viene de esa etapa. Ellos trajeron armas de fuego, pistolas y se las dieron a los ‘africanos ladrones’, es decir, a aquellas personas también negras que vendían esclavos a los europeos. Ellos atacaban nuestras villas para llevarse más esclavos. Los ‘ladrones africanos’ y los ‘intermediarios africanos’ llevaban los esclavos a la costa desde los pueblos del interior y los cambiaban por productos como armas de fuego, vino, ron, espejos…  Así proliferaron las pequeñas armas de fuego.

 

La violencia actual de África y la proliferación de armas, viene de esa etapa de colonialismo y esclavitud

 

  • Estamos hablando de hace más de 200 años…

Sí, sí, ¡hace doscientos años! ¡Es una larga historia! No puedes separar el presente del pasado para establecer lo que sucede en algunas partes de África. Y fue con el comercio de esclavos cuando en África empezaron a proliferar las armas y la violencia: entraban a los lugares y atacaban, empezaban a matar gente y capturaban a algunos. Esa violencia ha continuado después de la descolonización. Incluso hay más violencia después de la independencia. Las consecuencias económicas tienen que ver con el empoderamiento africano y la pérdida de peso económico. Durante la esclavitud fueron capturados los hombre más fuertes, que eran quienes trabajaban en las minas, quienes fabricaban la ropa, quienes hacían los muebles, las mujeres que sembraban el arroz. Todos ellos fueron capturados. Eran las personas que habían contribuido a las actividades más productivas. Y perdimos a más de 700.000 personas, que salieron de James Island. Las consecuencias políticas: el uso de la violencia para capturar. Los ladrones tuvieron que crear un fuerte ejército para capturar a la gente y venderla. Eso creó una atmósfera política de violencia. Así que algunos reinos africanos, como el Reino de Dahomey, se beneficiaron del comercio de esclavos.

  • ¿De qué manera?

Que esos reinos se beneficiaron porque se volvieron poderosos ya que vendían esclavos. Mientras, otros reinos desaparecieron. Pero otro impacto del comercio de esclavos fue lo que llamamos la pérdida de ‘autoconfianza’ africana. Los africanos fueros esclavizados  e incluso ahora algunos europeos ven a los africanos como inferiores, que es una forma de esclavitud. Es la mentalidad de la esclavitud.

  • ¿Aún?

¡Por supuesto¡ !Por supuesto que existe una mentalidad esclava! Quiero decir: aún hay varias formas de esclavitud, hay opresión. El hecho es que todos los esclavos eran negros, pero no todos los negros eran esclavos. Aún hoy en Occidente, debido a nuestra historia de esclavitud, se ve a los negros como inferiores: en Francia, en Gran Bretaña, en Estados Unidos…

 

Ahora algunos europeos ven a los africanos como inferiores, que es una forma de esclavitud

 

  • Hay personajes históricos, como Marcus Garvey, que hablaba de la ‘autoconfianza’, y que han contribuido a mejorar esa situación…

Hay europeos que lucharon, abolicionistas como Granville Sharp o Thomas Clarkson, que empezaron a luchar contra el mercado de esclavos. Criticaron la esclavitud y la catalogaron de ‘inmoral’, y lucharon contra ella. Hay otros africanos como Marcus Garvey. Son descendientes de esclavos,que nacieron después del fin del comercio de esclavos, pero que restauraron la dignidad africana, la personalidad africana. Y produjeron ideas para un África independiente; ideas que ayudaron a luchar por la independencia. Todo esto es la relación entre la independencia de África y la esclavitud, que obligó a la gente a vivir en la diáspora. Pero fueron personas que, en algunas ocasiones, fueron educadas –como Garvey– y produjeron ideas sobre la liberación. Y esas ideas fueron tomadas por nuevos activistas africanos que lucharon por la independencia. Ese es el enlace.

  • ¿Y cree que han alcanzado ese objetivo de liberación?

Sí, porque hay un África independiente de las normas coloniales. Por supuesto, han pasado muchas cosas desde que nos independizamos, no es fácil. No puede reparar 300 ó 400 años de daños en 50 años.

  • Entonces, ¿cuál cree que es el futuro?

Bueno, si me afirmas que el futuro es brillante, te digo que sí: en este sentido, hay una nueva generación de jóvenes africanos que diseñan, que controlan la tecnología, que promueven el activismo de los derechos humano como el empoderamiento de mujeres y niños, etc. En ese sentido, el futuro es brillante. Pero en el otro lado, puedes ver que hay persecución a quienes quieren cambiar las cosas, están bajo control y sufren. Tienes los dos extremos.

  • Jamaica, por ejemplo tiene una comisión de reparación por los daños causados. ¿Tiene Gambia algo parecido?

Deberíamos de obtener reparación, pero –aún– no tenemos ninguna comisión. Lleva muchísimo trabajo, porque no podemos obtener esa reparación hasta que nuestra población sea consciente y esté informada de lo que significó el comercio de esclavos.

  • ¿No lo están todavía?

Fue hace 300 años, tenemos museos, islas a las que ir [James y Georgetown]. Pero no es suficiente: necesitamos una mayor concientización.

  • ¿Cómo puede el país hacer más consciente a la población sobre la esclavitud?

Cada dos años tenemos el Roots Festival, donde hablamos del comercio de esclavos y a donde traemos africanos que viven en la diáspora para crear esa conexión. Africanos del Caribe, de Inglaterra, de Estados Unidos. Durante esa semana el comercio de esclavos está en las actividades del festival, en los periódicos, en las televisiones.

  • ¿Hablamos de una reparación económica?

Puede ser dinero o disculpas o quizás una especial forma de reparación en educación por parte de todos los países que se beneficiaron de la esclavitud.

  • ¿Son suficientes las disculpas?

No, pero puede ser el principio. Después de la Segunda Guerra Mundial, en Europa se llevó a cabo el Plan Marshall. Nosotros necesitamos un plan Marshall para África, porque la mayoría de las sociedades africanas sufrieron la esclavitud de manera directa o indirecta.

 

Nosotros necesitamos un plan Marshall para África, porque la mayoría de las sociedades africanas sufrieron la esclavitud de manera directa o indirecta.

 

  • ¿Fue Senegambia una de las regiones que más sufrió la esclavitud?

Sí, Gambia fue una de las que más debido a su proximidad a Europa y América. De James Island a Carolina del Norte se tardaba cuatro semanas. Senegambia sufrió más porque tenía una ‘cultura del arroz’, que recrearon en Estados Unidos.

  • ¿Es optimista con la reparación?

Sí, lo soy, pero necesitamos un pacto, pero los países europeos se resisten. Incluso ahora no quieren pedir disculpas: ellos saben que está involucrado el dinero. Y tienen que pagar mucho. Pero soy optimista, pero hay que empujar en Naciones Unidas, en las cortes internacionales, a nivel bilateral. La cuestión de la esclavitud se debería de poner encima de la mesa. Un presidente africano va a ver al primer ministro de Francia y solo discuten sobre el terrorismo, nunca sobre la esclavitud.

  • ¿Y que deberían hacer?

Si los africanos van a París, no hablan donde ello, pero deberían de hacerlo y discutir. Ponerlo en la agenda, siempre en la agenda. Ayer vi en la televisión un anciano de 94 años que estuvo en Dachau encerrado. ¡La esclavitud debería estar también en las noticias! Pero la esclavitud no está sobre la mesa: así, la reparación será muy difícil.

  • Pero hoy ya no hay esclavos, y sí víctimas del holocausto…

Sí hay víctimas, ¡nosotros lo somos! Ya has visto el impacto, el sufrimiento, los problemas económicos, la inestabilidad, falta de comida: todos nuestros problemas se deben al comercio de esclavos. Todos: al colonialismo y el comercio de esclavitud. La evidencia de la esclavitud está ahí. Hay africanos en América, en India, en Brasil. Hay campos de concentración: en Auswitch, en Dachau… Es una evidencia: hay negros en Brasil, Y están oprimidos, como lo están en Estados Unidos por la policía. Todo es resultado del comercio de esclavos. También los archivos: en Madrid, en Londres, en Estados Unidos, en Brasil…Todo está ahí: el barco Santa María, que en 1790 salió de James Island con 200 esclavos… ¡Todo está ahí! ¡Es una evidencia!

 

El impacto, el sufrimiento, los problemas económicos, la inestabilidad, falta de comida: todos nuestros problemas se deben al comercio de esclavos. Todos: al colonialismo y el comercio de esclavitud.

 

  • ¿Y la herida de la esclavitud puede cerrarse?

Nunca. No. Nunca se cerrarán. Incluso si nos piden disculpas y nos reparan, las heridas estarán ahí. Lo que es importante es aceptar la forma de esclavitud que llevaron a cabo y admitir las consecuencias. Sus economías se construyeron por la esclavitud. En Jamaica, era ricos debido a las plantaciones, que empleaban esclavos. Tenemos que concienciar a nuestros ciudadanos: el conocimiento sobre esta historia no es profunda.

  • ¿Cómo profundizar?

Tenemos que enseñar en las escuelas, en la universidad, proteger nuestros sitios históricos de esclavitud, hacer museos y trabajar en el ámbito académico: diálogo, simposios, encuentros, invitar a gente para hablar sobre el comercio de esclavos. Así se informarían los banqueros, los jóvenes. Los mayores, los abogados. ¡Incluso los abogados! Ellos pueden jugar un papel importante y explicar también el comercio de esclavos. Pueden ir a James Island y ver las mazmorras.

  • ¿Por qué no hay buena educación sobre la esclavitud en la escuela?

Debido a una mentalidad colonial. Nuestras asignaturas y nuestros colegios tienen esa mentalidad…

  • ¿Y qué han hecho los gobiernos postcoloniales?

Llevamos medio siglo de independencia. No es suficiente arreglar 400 años de colonialismo tan fácilmente…

  • Una cuestión de tiempo.

Necesitamos tiempo. Sucederá, pero necesitamos tiempo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s