“Alguien podía llegar a tu casa, secuestrar a tus hijos, matarlos y nadie decía nada. Eso sucedía en Mississippi”

 

IMG_8691-iloveimg-converted

Simeon Wright con una foto de Emmet, su primo

En los años 50, el sur de Estados Unidos era el corazón de la segregación. Aunque el sistema esclavista se había evaporado de la legislación, las relaciones perversas que había establecido aquella economía de campos de algodón siguió marcando la sociedad. La mayoría de trabajadores eran negros que empezaban a migrar a las ciudades del norte y el este, viviendo en guetos.

Mientras, en la región del río Mississippi la segregación entre la población iba de la mano del maltrato, la discriminación y la muerte. Emmet Till, un chico de 14 años de Chicago que pasaba sus vacaciones en Money, Mississippi, la encontró el 28 de agosto de 1955. ¿Su pecado? Había silbado a una mujer blanca en una tienda. Dos días después fue secuestrado en casa de sus tíos, de madrugada. “Entonces revolcaron su cuerpo hacia un precipicio,/en medio de una roja lluvia ensangrentada/ y lo arrojaron a las vastas aguas para acallar sus dolorosos alaridos./La razón por la que lo mataron allí y estoy seguro no es mentira/ fue simplemente por el gusto de asesinarlo/y contemplar cuán lentamente moría”, describió Bob Dylan en Death Of Emmett Till.

Emmet dormía en la habitación junto a su primo, Simeon Wright, con quien también estaba en Bryant Grocery, la tienda en la que compraron un refresco y silbó a la chica blanca. Simeon es amable y luchador. Aún hoy, 61 años después del asesinato, se le empañan los ojos en esta conversación que mantenemos en su casa de Chicago.

  • ¿Cómo recuerdas aquel día?

Emmet no podía soportaba el calor. Hacía 35 grados y no quiso ir a ningún sitio. Tampoco había nada que hacer, así que, cuando el sol se puso, Maurice, Emmet y yo decidimos ir en el coche a comprar un refresco. Emmet iba en el asiento delantero y yo iba sentado detrás, junto con dos vecinos. Vivíamos a cuatro kilómetros de Money y condujimos hasta allí, pero la mayor parte de las tiendas estaban cerradas. Había una abierta, y entramos. Fuimos a comprar un refresco, pero no pasó nada: Emmet pagó lo que compró. Cuando salimos, nos subimos al coche y vimos que nos seguía otro coche. Él había silbado a una mujer y ella se dio un susto de muerte, así que pensamos que quien nos perseguía era su marido, pero era un vecino. Maurice saltó del coche y se adentró en un campo de maíz. Cuando volvimos al coche, Emmet dijo: “Por favor, no se lo digas a nadie. Me voy a casa”. Nosotros conocíamos el peligro de hacer algo así, pero él no.

Lo que para nosotros era peligro para él era diversión. Esa era su personalidad.

 

  • ¿Emmet tenía miedo?

No tenía medo, no sabía lo que sucedía en el sur, qué pasaba con los negros. La madre le habló algo, pero él tenía ese tipo de personalidad que no se lo creía, que tenías que mostrárselo.

  • ¿Conocíais realmente las consecuencias que tendría ese comportamiento en el Mississippi?

No, no lo sabíamos. Era solo un juego. Nunca se cruzó por mi cabeza la repercusión que podía tener lo que sucedió. Aquello repercutió por todo el mundo, y aún sigue.

  •  Solo un silbido…

Era la mujer del dueño de la tienda. Emmet era un poco comediante, todo para él era diversión. Ya sabes, lo que para nosotros era peligro para él era diversión. Esa era su personalidad, así que no tenía ni idea de lo que había hecho.

  • ¿Cómo era Emmet?

Era hablador, amable, divertido, quería ser humorista. Cuando vino a Money, nos comenzó a hablar de Chicago y nos habló mucho sobre Riverview Park. La primera vez que estuve en ese sitio no podía marcharme de allí [se emociona]. Él se fue de Summit a Chicago en 1949, a diez kilómetros de aquí. Vino a visitarnos cuando era un niño pequeño, y después aquel año.

  • Más de medio siglo, ¿qué representa el asesinato de Emmet Till?

Fue la chispa de la lucha por los derechos de los negros, pero no fue el primer asesinato, sino el primer en el que el fiscal encontró alguien lo suficientemente valiente como para testificar. Hasta ese momento, ningún hombre negro había testificado en un juicio. Fue la gota que colmó el vaso, y cuando eso sucede todo cambia para siempre.

El asesinato de Emmet  fue la gota que colmó el vaso, y cuando eso sucede todo cambia para siempre.

 

  • ¿Y por qué cambió la historia para siempre?

Nosotros dijimos: “Ey, nos están matando, ¿por qué no se la devolvemos? En aquel tiempo no había ninguna resistencia hacia el hombre blanco en el sur, ninguna. Pero desde ese momento, a muchos de los jóvenes negros les empezó a gustar el sur. Algunos vinieron de Chicago… Y aquella chispa [el asesinato de Emmet] empezó en el Mississippi y se extendió por muchos lugares. Recibimos cartas de apoyo de países como Rusia o Japón.

  • A pesar de que antes ya habían sucedido más asesinatos, ¿por qué fue el principio de la lucha?

Lo que hizo fue unir a todos los grupos: los grupos de blancos de negros y luchar contra el racismo. Incluso varios grupos minoritarios, de blancos, trataron de hacer algo por el racismo.

  • ¿Cuál es la diferencia entre el asesinato de Emmet y otros?

Fue el comienzo de la lucha, el comienzo. Los asesinatos en aquellos tiempos no se hacían públicos. Alguien podía llegar a tu casa y secuestrar a tus hijos y matarlos, y nadie decía nada. Eso era lo que sucedía en ese momento. Nos mataban y no había repercusiones legales. Emmet podría haber sido otro asesinato como los de aquella época, pero mi padre estuvo de acuerdo en testificar: fue a la policía para reportar esa mañana que Emmet había sido secuestrado; y luego, estaba dispuesto a testificar. Esa fue la diferencia con el resto. El resto de los asesinatos no eran públicos.

  • ¿Que representa su nombre?

Representa la lucha en la que hemos estado, porque abrió nuestra causa y nuestros ojos para ver que no teníamos ningún tipo de protección en Mississippi. Estábamos sin protección. Habíamos permitido las cosas que sucedieron: los blancos hacían lo que querían.

Mi padre estaba dispuesto a testificar: esa fue la diferencia con las demás muertes. El resto de los asesinatos no eran públicos.

 

  • Pero al asesino lo arrestaron…

Sí, le cogieron, pero estaban molestos cuando lo fueron arrestar. La actitud ante la policía era como: “¿Qué hacéis aquí?”

  • ¿Cómo recuerdas aquel ambiente?

¡Uff! Incluso en el juzgado los negros estaban de pie junto a la pared, mientras que los otros se sentaron.

  • ¿Recuerdas violencia en los días posteriores al asesinato?

El secuestro fue el domingo de madrugada, pero el lunes fue un día laboral normal. No pasó nada. Tuvimos que ir a trabajar.

  • ¿Nada cambió entonces?

No, no.

  • ¿Cuando comenzaron a cambiar las cosas?

No lo sé exactamente… El miércoles en la tarde encontraron su cuerpo atado con cuerdas. En esos momentos, supimos lo que había pasado con él. La semana fue muy tranquila, nadie quería hablar: la gente tenía miedo de la vida diaria, especialmente nuestros vecinos. Ellos conocían a esta gente y sabían que era la primera vez que mataban a alguien y que no iban a testificar contra ellos. Mi madre dejó la casa la misma noche en la que Emmet fue secuestrado. Estaba en shock. Dijo que no soportaba estar allí otra noche, así que los vecinos la llevaron a Summer, a ocho kilómetros de allí, para tomar el tren hasta Chicago. No volví a verla en 30 días.

  • ¿Cuándo se convirtió el asesinato de Emmet en una lucha por los derechos civiles?

En el mismo momento en que sucedió. Vimos injusticias en el tribunal, así que había que luchar.

  • ¿Comenzaron a cambiar muchas cosas?

Sí, pero no lo suficientemente rápido porque la situación era aún bastante mala en 1967, cuando mataron a Luther King. Después de su muerte se empezaron a cambiar leyes, y un montón de cosas: realmente, la gente empezó a luchar a partir de entonces. Ahora el racismo es mucho más sutil, pero cuando era niño sucedía en la cara.

  • ¿Los negros conquistastéis muchos derechos?

Al menos la oportunidad estaba ahí. Sin embargo, la generación de jóvenes no ve el peligro porque ya se ha encontrado con ciertos derechos que se ganaron en el pasado. No lo valoran.

  • Se dice que la madre de Emmet fue una heroína. ¿Por qué?

Porque ella fue muy valiente, luchó y desafió. Buscó justicia para su hijo: si ella se hubiese ido a casa, nadie habría oído hablar de lo que sucedió. Mantuvo la lucha.

  • Y su propio padre, el tío de Emmet…

Oh, sí. Mi padre iba a testificar aunque le mataran: tomo la firme decisión de hacerlo. La gente que mató a Emmet entró en casa y él les vio.

  • ¿Y se lo llevaron de la cama?

Sí. Me dijeron que volviera a dormir. No lo hice, pero tampoco dije nada. No podía hacer nada. Mi padre se llevó a mi madre fuera de la casa, teníamos la esperanza de que fuera a volver.

Se sentían insultados porque los hombres [blancos] hubiesen sido perseguidos por la policía. Esa era la cultura en la que vivíamos.

 

  • ¿Qué se escribió en los periódicos de ese momento?

Algunos sugirieron que se lo merecía. El único periódico que realmente contó la historia verdadera fue la prensa Afroamericana y el Chicago Defender: fueron los que, dijeron la verdad; el resto quería olvidar todo.

  • ¿Todo?

Recibíamos el Memphis Commercial cinco veces por semana y leíamos lo que decían y no era bueno. En otro periódico de Clarksdale (Mississippi) se sentían insultados porque los hombres hubiesen sido perseguidos por la policía. Esa era la cultura en la que vivíamos. Era increíble.

  • ¿De qué manera se castigó a las tiendas de blancos?

En el sur no dejaban entrar a comprar en tiendas, pero teníamos que hacer cambios. La gran manifestación de Nashville, Tennesse: fue la primera gran ciudad en el sur que se movilizó. Fue una protesta dirigida por Jean Louis. El cambio comenzó por el asesinato de Emmet, y el cuchillo que se clavó en nuestro corazón fue que los asesinos fueron absueltos. Yo no podía creerlo. ¿Estos tipos lo hicieron y no son culpable? Unos días más tarde, en una revista, salió un reportaje diciendo que no ellos no lo mataron, pero ya había una opinión pública en contra de ellos. En aquella época Money tenía dos tiendas y cerraron porque la gente dejó de comprar: después de su asesinato, la gente iba a comprar a 20 millas en otras tiendas. Hubo un boicot contras las tiendas de blancos y  los dueños hablaron con los políticos para hacer mixtas las del sur.

No, no lo estamos. Hemos pasado de ser asesinados por el Ku Klux Klan, y no sucedía nada, a lo que pasa hoy, que somos asesinados por la policía. Matan un joven negro sin ninguna razón y no pasa nada.

  • ¿Pero estamos mejor que en años los 50?

[Se lo piensa unos segundos] Bueno… estamos regresando a donde estábamos….

Hemos pasado de ser asesinados por el Ku Klux Klan a ser asesinados por la policía.

 

  • ¿De qué manera ha sido usted parte de la lucha?

Hablando, dando charlas, yendo a los colegios.

  • ¿Ha tenido problemas con gente que denuncia? ¿Qué gente ha hecho las cosas difíciles?

No estamos preocupados por los grupos supremacistas ni el KKK, ahora nos preocupa la policía.  Esto que está pasando en EEUU no debería de pasar: los policías hacen informes diciendo algo que después, en los vídeos, vemos que es totalmente diferentes [casos como Alton Sterling o Philando Castile]. Queremos que se castigue eso: si no castigas esos comportamiento seguirán repitiéndose.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s